15Mar
Por: Angular Encendido: Marzo 15, 2016 en: Diseño Web Comentarios: 0

Creemos que lo que vemos con los ojos es lo que es, pero a veces nuestro cerebro no interpreta exactamente lo mismo. Podemos crear diseños que hablen por si solos.

Recibimos muchísima información en un segundo, tanta que el cerebro no es capaz de interpretarla toda, por eso, intenta hacer atajos según las experiencias pasadas. En cualquier ámbito del diseño estudiar como interpreta el cerebro lo que vemos y como es la mejor manera de hacerle ver lo que queremos, es clave para que nuestro diseño tenga éxito, aunque estos resultados puede variar según la persona (Si cada persona, interpretara siempre lo mismo, sería todo demasiado aburrido ¿no crees?).

Un ejemplo muy extendido y que podremos entender claramente de lo que hablamos, es usar recuadros y colores, de forma involuntaria, nuestro cerebro pensará que lo que está dentro de cada recuadro forma parte del mismo conjunto.

stop-war-peace-now

A la izquierda tendemos a leer “Stop War – Peace Now” y a la derecha “Stop Peace – War Now”.

Visión central contra visión periférica

Tenemos dos tipos de visión, la central y la periférica. La visión central es la que nos da los detalles de lo que tenemos enfrente, mientras que la visión periférica nos proporciona información de que estamos viendo, del conjunto en general.

La visión central es muy importante, colocar la información principal en el centro es primordial, pero no tenemos que descuidar el contenido que ponemos en la periferia ya que es igual o más importante. Hay estudios que demuestran que sin la visión periférica, nos costaría mucho interpretar las escenas que vemos (aparte, no olvidemos que en la sabana eso ayudó mucho a nuestros antepasados a ver si un león se relamía mientras corría hacia ellos).

Para que convenceros del todo, ¿Dónde se ponen normalmente los anuncios en las páginas web? Correcto, en los laterales. Ahora podréis pensar: “Es para que no molesten, mientras vas navegando por la web”. No, es porque esta estudiado que nos llama mucho la atención algo que parpadee o se mueva en nuestra visión periférica, por lo que (aunque todos sabemos que a veces son molestos) tenemos muchas probabilidades de mirar el anuncio y ya habrá cumplido su función.

Seguimiento ocular

Este es un concepto muy sencillo, tendemos a mirar siempre donde está mirando otra persona, por lo que si colocamos un rostro en nuestro diseño mirando hacia el producto que queremos publicitar, la mayoría de la gente tenderá a mirarlo (Ojo! Esto no significa que se interesen por el producto o que entiendan que es el producto, pero ayuda).

mirar

Tendemos a seguir la dirección de la mirada de un rostro

Nos basamos en nuestras experiencias

Cuando entramos en una web empezamos a ver el contenido en función de nuestra dirección de lectura, en nuestro caso izquierda a derecha, pero no empezamos a verla desde la parte superior porque desde el origen de los tiempos, la mayoría de diseños de páginas web, han tenido el logotipo en la parte superior izquierda de la pantalla, por lo que cuando entramos en una web, ya sabemos que ahí estará el logo y lo que nos interesa es ver el contenido.

A lo largo de todos estos años nos hemos hecho una estructura básica de como tiene que ser una web, de donde está el contenido que buscamos y como queremos verlo. Por eso la información mas relevante la colocaremos en el tercio superior de la pantalla y en el centro, ya que es donde más probabilidades tenemos de que lo vea la gente.

estructura

Estructura más básica que esperamos al entrar en una web.


Y por último si quieres que tus amigos y/o familiares sepan lo que ven, compártelo y hazles un favor a ellos (y a nosotros).

Nos vemos en el próximo post.

Trackback URL: http://www.angularsoftware.es/2016/03/15/como-vemos-los-disenos/trackback/

Comentar:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *